Baño de sal Epsom relajante

Sal de Epsom. Tu baño rico en magnesio.

Probablemente sean las sales más reconocidas por su origen, aunque también las llaman sales de magnesio por su principal componente, sulfato de magnesio.

¿Qué es la sal de Epsom?

   La sal de Epsom es un compuesto químico también conocido como sal de higuera o sal inglesa. Es un tipo de sulfato de magnesio hidratado, pero como el seco es muy escaso solo se le llama sulfato de magnesio.

   Desde su descubrimiento se ha continuado usando por ser unas sales muy beneficiosas para el organismo y muy útiles en el día a día.

¿Cuál es su origen?

   Estas sales se descubrieron en Inglaterra, en un pueblo cercano a Epsom (de ahí su nombre en común).

Origen de la sal de baño Epsom
Origen de la sal de baño Epsom

Después de que unos pastores hallaran un pozo que contenía una extraña agua amarga, decidieron examinarla para ver que provocaba este sabor.

Comenzaron cociendo el agua para su destilación, y tras descubrir su gran utilidad decidieron obtenerla del agua marina y por último a partir de un mineral llamado epsomita.

¿Qué beneficios tiene la sal de magnesio?

Sales de baño de sulfato de magnesio Epsom
Sales de baño de sulfato de magnesio Epsom

Los usos de estas sales son muy diversos y abarcan muchos campos beneficiosos, tales como: 

  • La depuración del hígado y la sangre.
  • Mejorar la circulación.
  • Incrementar el desarrollo óseo.
  • Aflojar el inconsciente estresado y ayudar a relajarse.
  • Aumentar el razonamiento cognitivo.
  • Aliviar la inflamación y el dolor.
  • Calmar las heridas de los pies.
  • Reducir la picazón.
  • Servir de antiinflamatorio.
  • Reparar el pelo maltratado.
  • Exfoliar, suavizar y tonificar la piel.
  • Tratar el déficit de magnesio en el organismo.

¿Cómo se utilizan las sales de Epsom?

   En la gran mayoría de casos se debe diluir en agua y usarse en un baño (dos tazas de sal en una bañera normal debería ser suficiente) o en un baño para pies o manos.

Baño relajante con sal de Epsom
Baño relajante con sal de Epsom

   En otros casos se debe de humedecer, pero no diluirla completamente, creando una pasta para usarla como pomada y así aplicarla en una zona concreta.

   También se puede utilizar como mascarilla para el cabello (aplicándola después del lavado de pelo) o mascarilla facial (antes de ir a dormir).

Recomendaciones para su uso.

   Cualquier sustancia usada en exceso puede ser perjudicial para el organismo, pero las sales de Epsom son fáciles de utilizar ya que no hay muchos riesgos.

   Es aconsejable que tus baños regulares no sobrepasen los quince o treinta minutos y no tomar más de tres a la semana.

   En caso de que padezca de piel sensible es recomendable hablar con tu médico de cabecera antes de usar la sal y que haga una prueba por si te produce alguna reacción.

 Las sales de Epsom no son nocivas pero, como todo, hay que usarlas con moderación.

Tipos de sales Epsom.

Te vamos a presentar esta gran variedad de productos los cuales vamos a separar en tres tipos:

  • Sales de baño Epsom puras al 100%.
  • Sales con fragancias.
  • Y Sales alimentarias.

El más vendido ⭐⭐⭐⭐

  • Cristales de sulfato de magnesio puro.
  • Sin aditivos, conservantes ni colorantes.
  • Fácil disolución.
  • Envase reciclable con dosificador de 30 ml.
  • 6 Kg.

El más valorado⭐⭐⭐⭐⭐

  • Alivia los músculos cansados y doloridos.
  • Promueve un sueño reparador.
  • Limpia los poros y elimina toxinas.
  • Grado USP.
  • Rápida disolución.
  • 5 Kg.

Mejores ofertas en sales de baño Epsom puras 100%.

Sal de baño con fragancias.

Sales de Epsom Alimentarias.

Coockies?    Ver Política de cookies